viernes, 13 de julio de 2012



Hace unos meses, el Instituto de Políticas para el Transporte y Desarrollo (IDPT) y la Red Nacional de Ciclismo Urbano (BiciRed) presentaron la iniciativa 5% para la bicicleta, la cual propone que del total del presupuesto destinado a transporte público, el cinco por ciento sea utilizado para invertirlo en la promoción de su uso, así como la construcción de la infraestructura necesaria y el impulso a programas de educación vial. ¿Te gustaría firmar para que esto fuera una realidad? Aquí te damos cinco razones por las cuales darle el 5% a la bicicleta.


1 Es una iniciativa ciudadana


La participación ciudadana en la toma de decisiones y asignación de presupuestos públicos ha sido señalada como una de las mejores vías para un cambio pacífico. La negativa que han mostrado algunas facciones políticas para aprobar mecanismos de participación ciudadana como la reelección de legisladores, las candidaturas ciudadanas o la revocación de mandato sólo puede entenderse como su reticencia a nuevos modelos de gobierno, donde sería más difícil mantener sus antiguos privilegios.

La propuesta del 5% para la bicicleta es una iniciativa para que, como ciudadanía, participemos en la distribución del presupuesto destinado al transporte público; tanto a nivel federal como estatal y municipal o, en su caso, delegacional. Esta propuesta busca que de todo el presupuesto de egresos que cada nivel destine a transportes, el cinco por ciento sea destinado a la construcción de infraestructura, la promoción de este vehículo y la educación vial necesaria para una mejor convivencia entre peatones, automovilista y ciclistas.

¿5% para la bicicleta se te hace poco? Para que nos demos una idea de cuánto podría ser el impacto monetario: según el ITDP, actualmente se invierten 40 millones para promover su uso; de invertirse el 5% que se destinó únicamente al transporte de la Zona Metropolitana de la ciudad de México, habría 500 millones de pesos al año. ¿Un buen comienzo, no crees?

2 Las bicicletas son un medio de transporte efectivo


Cuando pensamos en transporte público, por lo general se nos vienen a la cabeza imágenes del pesero, la combi, el metro o metrobús. Sin embargo, las bicicletas también pueden serlo. El programa Ecobici en la ciudad de México ha demostrado que la movilidad sustentable puede tener éxito incluso en una de las urbes más grandes —y congestionadas— del mundo. No en balde se está planeando utilizarlas como una medida eficaz para recudir el tráfico en Polanco, la demarcación de todo el país que más población flotante recibe a diario.

Las bicicletas son ideales para trayectos cortos. Y por “trayectos cortos” pueden entenderse distancias que a pie te tomarían hasta media hora recorrer. Cuando se le combinan con otros tipos de transporte público, puede ahorrarte mucho tiempo en tus ires y venires diarios. Sin embargo, la falta de cultura vial que impera en nuestras calles, así como la ausencia de señalamientos y condiciones estructurales para que los recorrido sean óptimos puede llegar a dificultar los traslados. De ahí que se necesite invertir en la construcción de carriles confinados en algunas vías y para realizar las balizaciones necesarias para indicar por dónde debe circular cada vehículo.

3 Las bicicletas son buenas para tu salud


La obesidad se ha convertido en un verdadero problema de peso dentro de las políticas públicas. Nuestro estilo de vida cada vez más sedentario y estresante ha comenzado a repercutir de manera drástica en nuestra salud. El aumento en casos de sobrepeso está ligado al incremento de otros padecimientos como la diabetes y las enfermedades del corazón, males a los que cada vez un número mayor de mexicanos está propenso.

Según un estudio realizado por la Escuela de Salud Pública de Harvard, realizar cinco minutos de bicicleta al día podría ser gran utilidad para reducir el aumento de peso entre las mujeres. La doctora Anne Lusk dio seguimiento a más de 18 mil mujeres de entre 25 y 42 años por un periodo de 16 años. En todo ese tiempo, las sujetos de estudio aumentaron tan solo 9.2 kilos

Las mujeres que sólo hacían cinco minutos de bicicleta al día, aumentaron 0.6 kilos menos en comparación con quienes no realizan ninguna actividad física. Por su parte, aquellas que realizaban hasta una hora, aumentaron 1.5 kilos menos que el resto. Debido a nuestra carga de trabajo, no siempre podemos darnos el lujo de hacer un poco de ejercicio. Sin embargo, si el ir y venir del trabajo implica ponernos en forma ¿no se perfilan las bicicletas como una un plus cotidiano en nuestra vida?

4 Ayudan a reducir la contaminación


Los índices de contaminación en las principales urbes del país siguen a la alza. Ciudades como México o Guadalajara comienzan a presentar severos problemas de congestionamiento vial debido a la excesiva cantidad de automóviles que transportan en promedio dos personas. Provocando de esta manera que la calidad del aire de las metrópolis descienda estrepitosamente.

El uso generalizado de bicicletas como transporte público ayudaría a que los índices de contaminación atmosférica descendieran notablemente, ayudando a que la calidad del aire —y nuestra salud— mejorara.

5 Incluye acciones de educación vial


Cuando vivía en Puebla, los tlaxcaltecas eran considerados “los peores conductores de México”. Cuando pasé una temporada en Tlaxcala, el título se lo conferían a los chilangos. De regreso al DF, todos se quejan de la forma en que conducen los tapatíos; en Guadalajara, de los regios. Y podríamos seguir con la cadena de acusaciones para saber en qué estado del país están los peores automovilistas. La respuesta parece ser clara: en todos.

El desconocimiento de los reglamentos de tránsito y vialidad es una situación generalizada en todo el país. Con el auge de la bicicletas en la ciudad México, a los “cafres del volante” también debemos sumarle los “cafres sobre dos ruedas” que transitan a toda velocidad por las calles, en sentido contrario en los carriles exclusivos para bicis o que creen que las bocinas y campanitas de su manubrio sirven para que los peatones rodemos por el suelo para abrirles paso; máxime cuando quieren atravesar una vía peatonal.

Promover el uso de la bicicleta implica forzosamente promover y difundir la cultura vial que debe imperar en nuestras calles. La campaña 5% para la bicicleta tiene entre sus objetivos generar una convivencia armónica entre vehículos y peatones, sean estos bicicletas, automóviles o transporte público.

¿Te convence? ¡Firma entonces aquí! 

Fuente: vivirmexico.com y itdp.com.mx

Lo + visto del último mes

Lo + visto del sitio