jueves, 8 de noviembre de 2012



Los niños, alrededor del mundo, tienen grandes probabilidades de vivir 5 años menos que sus padres. Esto debido a la epidemia de inactividad física, que afecta tanto en un bienestar físico como emocional. ¿Cómo es que la bicicleta puede ser la solución?

En Estados Unidos ha caído la actividad física en un 32% desde 1965, en el Reino Unido, 25% desde 1961 y en China, con una rápida industrialización, la caída es más notoria, desde sólo 1991 ha caído un 45%.



Las consecuencias de menor actividad física son una larga cadena: mayor obesidad, más días perdidos en la escuela y en el trabajo, más costos en el área de salud, menos ganancias, menos bienestar y finalmente muerte prematura.

Se necesita que las personas desde una edad temprana se interesen en la actividad física, que lo vean como una experiencia positiva y que la puedan integrar a su vida diaria.

Aquí es donde la bicicleta puede jugar un factor importante, pues pueden ser utilizadas en la vida diaria. El reporte “Designed to Move” y el programa Safe Routes to School proponen dos simples puntos para promover el uso de la bicicleta en el camino a la escuela.

Primero, hay que indicar carriles especiales en las vialidades, para que sea seguro su uso. Y segundo, hace falta quitar las razones por las que los padres insisten en llevar a sus hijos en coche (como la inseguridad).

La bicicleta no es la única opción para que los niños se ejerciten, pero sí lleva la ventaja porque todos nosotros invertimos gran parte de nuestra vida diaria moviéndonos de un lugar a otro. Si ahí se puede integrar la bicicleta o incluso las caminatas, ya es un buen paso ganado.


Visto en Mama Natural
Danos tu opinión

Lo + visto del último mes

Lo + visto del sitio