miércoles, 13 de noviembre de 2013



A pesar de que la ciudad de México obtuvo el primer lugar del Ranking "Ciclociudades 2013" como la urbe mexicana que más ha avanzado en la apertura de espacio de calidad para la bicicleta urbana, aún falta mucho para lograr que el Distrito Federal sea una ciudad amigable con los ciclistas urbanos, ya que ninguna ciudad alcanzó los 5 puntos en un rango del 1 al 10.

Así lo aseguró Agustín Martínez Monterrubio, presidente del Consejo Directivo de Bicitekas A.C., luego de señalar que la principal carencia es la falta de inversión pública hacia la construcción de calles completas, sistemas integrados de transporte, rescate de espacio público para peatones y ciclistas y desarrollo urbano orientado al transporte.

Esta falta de inversión pública, dijo, se agrava por el capital privado dirigido a construir nuevas autopistas urbanas como la Oriente y la Sur, que destruyen el espacio urbano y la calidad de vida en sus alrededores, al tiempo que inducen más tránsito motorizado.


"Es importante que los avances que se logren para la bicicleta no sean destruidos por proyectos obsoletos como las autopistas urbanas, o la constante inversión en obras viales exclusivas para los automóviles, en los que se realizan sólo 20 por ciento de todos los viajes de la ciudad; seguir haciendo ciudad para el auto equivale a avanzar un paso y retroceder tres", afirmó.

Pidió una política pública de movilidad sustentable congruente, no sólo que anuncie, publique o decrete buenas intenciones, sino que transforme realmente la ciudad con eficiencia, transparencia y legalidad. Al mismo tiempo, demandó establecer metas e indicadores de logros no sólo en términos de cantidad de viajes realizados en bicicleta, sino en la reducción de emisión de gases de efecto invernadero.

Agustín Martínez recordó que algunas de las tareas pendientes más urgentes presentadas por Bicitekas A.C., son: cumplir y hacer cumplir el Reglamento de Tránsito Metropolitano (RTM), que concede prioridad a peatones y ciclistas y establece obligaciones y derechos para los ciclistas; garantizar el acceso al transporte público con bicicletas en horarios y días hábiles, para permitir la intermodalidad.

Asimismo, modificar las regulaciones de construcción tanto de obra pública como privada, pues toda nueva obra urbana en el DF debería incluir al ciclista, y desincentivar el uso irracional del automóvil privado.

"El gobierno local y las delegaciones no deben tener miedo a instalar parquímetros, hacer más calles peatonales y limitar y reducir el espacio para los automóviles", puntualizó el dirigente de la asociación civil Bicitekas.



Visto en Izquierda Mexicana

Lo + visto del último mes

Lo + visto del sitio