miércoles, 21 de mayo de 2014



Sebastian Guida y Matías Lombroni son dos empleados bancarios de Mar del Plata que decidieron convertir su hobbie por el ciclismo en una aventura de 3500 kilómetros hacia Brasil.

Hace unos años, dos amigos emprendieron un ambicioso viaje en bicicleta. Ya en la Cordillera de los Andes, del lado de Chile, intentaban pescar algo ya que se habían quedado sin dinero y sin alimentos. Ante la desolación del paisaje y la crudeza de la situación, uno le preguntó al otro: "¿Por qué la próxima no vamos a un lugar con más gente?". De ese jocoso cuestionamiento nació la idea de pedalear desde Argentina hasta Brasil para concurrir al Mundial del 2014.

Los protagonistas de esta historia son Sebastián Guida y Matías Lombroni, dos empleados bancarios de la ciudad balnearia de Mar del Plata que decidieron emprender la gran aventura de sus vidas en el marco del evento deportivo más esperado por los fanáticos del fútbol.

"En total, recorreremos 3.500 kilómetros por las costas argentinas, uruguayas y brasileñas. No tenemos paradas programadas por cuestiones de viento y de relieve del camino, pero la idea es hacer unos 150 kilómetros por día", comentó Guida, un hincha de Estudiantes de La Plata de 41 años.

Para este desafío, estos cicloturistas que se definen a sí mismos como "soñadores", realizaron un fuerte entrenamiento que consistió en clases de spinning tres veces por semana, nado de lunes a viernes, dos días de salidas en bicicleta y, los sábados, recorridos de 120 a 150 kilómetros de distancia.

Sin entradas para los partidos y solo con una carpa a cuestas, Guida y Lombroni tienen dos sueños: "Sacarnos una foto con los jugadores y volver sanos", bromearon.

El presupuesto con el que cuentan es limitado (tan solo mil reales entre los dos) y no tiene sponsors ni apoyos privados de ningún tipo. Aun así, se han ofrecido para, a través de su acción, difundir de manera gratuita las tareas solidarias de ONG o entidades sin fines de lucro que se comuniquen con ellos.

Guida también habló de Richard Swanson, otro soñador a quien le rinden homenaje con esta aventura: "Fue un norteamericano que salió caminando rumbo al Mundial desde la ciudad de Seattle el 1° de mayo de 2013. A las dos semanas de recorrido, lo atropellaron y murió. A nosotros nos conmovió lo sucedido y quisimos homenajearlo. Actualmente, estamos en contacto con su hijo".

Sus familias han sido un aporte fundamental. Guida, casado y con dos hijas, destaca el apoyo de su esposa como uno de los factores fundamentales que lo alientan a seguir adelante con estas iniciativas.

"Todos dicen que estamos locos, pero nos apoyan", señaló el marplatense que, en una de las primeras paradas del recorrido, se alojó junto a su compañero en un cuartel de bomberos de la ciudad de Piriápolis, en Uruguay.

La vuelta desde Brasil será en avión. "Esperamos retornar cansados, con muchos kilos menos y con ansiedad de ver a la familia", expresaron. Una vez en Mar del Pata, comenzarán a planificar su próximo gran proyecto: unir Portugal con Rusia en bicicleta.

"Con mucha humildad, creo que nuestro viaje deja un mensaje: hay que animarse a 'patear el tablero', salir de las estructuras y animarse a soñar. El lema de mi viaje anterior, el cual hice con mi hija de nueve años por toda la costa de Uruguay, fue: "Qué hiciste por tus sueños hoy". Creo que no nos podemos ir de este mundo con el sabor de no haber intentado cumplir, al menos, un sueño" concluyó Guida.


Vía El Ancasti Ar

Lo + visto del último mes

Lo + visto del sitio