jueves, 29 de mayo de 2014



Tu Día   Una cordobesa recicla bicicletas antiguas y las pone a rodar
Una cordobesa recicla bicicletas antiguas y las pone a rodar

Las bicis condenadas al olvido, al galpón o a la chacarita tienen sus días contados. Después de completar un artesanal circuito de producción, una cordobesa les cambia la cara y las pone a rodar de nuevo.

Obligada a buscar otra forma de trasladarse que no sea el auto, encontró en una bicicleta muchos más beneficios que sólo un medio de movilidad. La anécdota no viene al caso. O sí. Porque fue el puntapié inicial de lo que hoy es su microemprendimiento, su trabajo, pasión y proyecto de vida.

Exiliada de la comodidad y rapidez de los medios a motor, Maida Velez se refugió en una bicicleta, olvidada en algún rincón, y comenzó a usarla para trasladarse a todos lados. Tanto pedalear, descubrió que podía ir más allá. Primero la restauró a su gusto y después nació Leciclett, tienda de clettas.

Como en el viejo Hospital de los Muñecos, ella rescata las bicicletas antiguas, destrozadas y no tanto, y las restaura con una impronta retro. Pone a rodar toda una historia en dos ruedas. Algunas las recupera, otras se las donan y algunas las compra para invertir. Cual cirujana plástica, las pone en la mesa de operaciones para volverlas a la vida. Claro que necesita de algunos instrumentistas para conformar el circuito de producción.

Un bicicletero desarma la bici. Un arenador recupera y deja en crudo los fierros. Un pintor y un cromador van cerrando el círculo y Maida compra los accesorios, como puños, asiento, bocina, canasto, guardacadenas, patitas y cubiertas, entre otros. Los que no consigue, los fabrica ella misma, apelando a los conocimientos que la carrera de Diseño Industrial le aporta, como los forros del asiento y las fundas de las manoplas. La bicicleta vuelve a ser armada y queda lista para que la pasen a buscar.

Todos los accesorios son cuidadosamente elegidos, justamente para que el trabajo final no pierda su esencia. Ese, quizá, es el único obstáculo que la modernidad se empeña en interponer en el camino. Maida y su socio, Cristian Chazaretta, lo superaron en Santiago del Estero, donde encontraron una bicicletería que los provee de repuestos retro.

"La idea de este proyecto es mantener vivo el espíritu de las bicicletas antiguas. Las que teníamos de chicos, o las que usaban nuestros padres", explica Maida, a quien este trabajo la ha vuelto una verdadera activista del uso de la bici como transporte ecológico, sustentable y saludable. "Este trabajo también apunta a inculcar en los cordobeses lo lindo y bueno que es trasladarse en bicicleta. Es económico, saludable y distrae. Y qué mejor que hacerlo es un transporte único, con toda la onda y bien estético", agrega la recicladora.

En Leciclett también modifican y adaptan las bicis de los usuarios. Y para los que no tienen y quieren una retro, Maida las arma a pedido y vende las que tiene ya restauradas.

A rodar, mi amor

***Cómo se hace

Podés adquirir tu bici retro ya lista o hacer reciclar la tuya, a gusto y medida.

***Dónde contactarse

Encotrás a Leciclett en Facebook/leciclett o en Twitter: @leciclett. O en el teléfono 351 155306462.

***Cuánto cuesta

Una bici ya restaurada y lista para salir a la calle cuesta alrededor de los 4 mil pesos. Si ya se tiene bicicleta, el precio varía de acuerdo al reciclado que se haga.

Bien retro

Las clettas de Leciclett llevan su impronta personal. Accesorios retros, colores pasteles y un armado final sin igual.

Vía Día a Día Argentina

Lo + visto del último mes

Lo + visto del sitio