lunes, 9 de junio de 2014



Guadalajara: Carlos Araujo pudo recuperar su bicicleta robada, pero tuvo que dar dos mil 500 pesos a otra persona que la había comprado en el tianguis “De lo robado”, que se instala en San Andrés.

En mayo del año pasado, Carlos invirtió siete mil pesos en su bicicleta Fuji. Tres semanas después fue a una pizzería de Avenida Juárez y Enrique Díaz de León. La aseguró con cadena y candado en un parquímetro y entró al restaurante. Una hora después, la bicicleta había desaparecido.

Reportó el robo a policías tapatíos quienes le sugirieron denunciar en la Fiscalía General del Estado.

Ante la inversión perdida la novia de Carlos decidió ayudarle y comenzó a repartir volantes en la calle para localizar la bicicleta. También distribuyó el reporte de robo en redes sociales y a www.bici10.org junto con una fotografía y el número de averiguación previa.

A finales de mayo, la novia de Carlos recibió un mensaje en su cuenta de Facebook en el que una persona le mencionaba que era propietaria de la bicicleta y que deseaba regresársela, ya que no tenía interés en porque se dio cuenta que tenía reporte de robo y no quería problemas.

El acuerdo para regresar la bicicleta era que le pagaran los dos mil 500 pesos, lo que le costó y le mostraría el sitio donde la compró.

La compra se hizo en un puesto del tianguis “De lo robado” que se instala los jueves sobre las calles Pánfilo Pérez y Gómez de Mendiola, en el barrio de San Andrés.

Puesto “de lo robado”

Carlos y su novia ubicaron el puesto y tomaron fotografías que subieron a la red para advertir a los ciudadanos sobre la procedencia dudosa de los artículos que se venden en ese lugar.

Después del robo Carlos dijo sentirse lleno de impotencia por lo que invitó a la personas a no comprar artículos cuya procedencia sea dudosa.

Este medio publicó ayer que en Guadalajara, el auge del uso de este tipo de vehículos sin motor va de la mano con el de los robos y la esperanza de los ciudadanos para recuperar una bicicleta se refleja en pocas denuncias que, pese a todo, han aumentado al pasar de 44 averiguaciones previas en 2011 a 58 en 2013, según datos de la Fiscalía General de Jalisco.

Vía El Informador

Lo + visto del último mes

Lo + visto del sitio