viernes, 4 de julio de 2014

Ciclistas de todas las edades disfrutan de las dos ruedas con la llegada del buen tiempo

Se dice que «las bicicletas son para el verano», y lo cierto es que en esta estación es cuando más ciclistas se suelen ver por las carreteras. El buen tiempo y las vacaciones hace que los aficionados al deporte del pedal, o simplemente quienes desean disfrutar de un paseo a dos ruedas, salgan a la calle y a la carretera enfrentándose a los riesgos que este tipo de vehículos tiene. Tanto por la posible falta de experiencia como porque frente a coches, camiones y autobuses, las bicicletas están en franca desventaja.

Por eso, antes de iniciar nuestro recorrido o excursión en bicicleta es necesario tener una serie de precauciones, Recomendaciones que se deben de seguir incluso antes de sentarse al sillín.

Antes de subirse a la bici conviene revisar la presión de las ruedas y el estado de los frenos. Una vez en la bicicleta, dar pedales en una zona segura probar que los cambios se efectúan sin que se suelte la cadena. Fundamental es el uso del casco, sea o no sea obligatorio en determinadas vías y para determinadas edades. El casco no evita un accidente, pero puede salvarnos la vida si tenemos un percance.

También es importante mantenerse bien hidratados, por lo que conviene llevar un recipiente con agua. Hay que circular siempre por la derecha y hacer señas visibles con las manos para que los automovilistas y peatones comprendan los movimientos que iremos a realizar. Se debe circular en el sentido de las calles, y respetar semáforos y señales de tráfico.

Si nuestro recorrido en bici lo vamos a hacer por la noche, o es posible que anochezca en medio de nuestra excursión, tendremos que llevar en nuestra bicicleta un sistema de iluminación con la que hacernos visibles. Usar chaleco o pendas de ropa claras y reflectantes, además de una lámpara delantera de color blanco y una trasera de color rojo.

Si tienes que girar a la izquierda es mejor situarse en el carril correcto con antelación. Conduce en línea recta y se predecible, indicando las maniobras con los brazos y con suficiente antelación.

En carretera lo más seguro es circular por el arcén, siempre que esté limpio y libre de obstáculos.

Circula a la velocidad adecuada y elige calles tranquilas, con menos tráfico. Para ello es indispensable estudiar la situación con antelación, y pararse a hacer un itinerario adecuado. Aunque el trayecto final sea más largo, conviene circular por calles tranquilas, sin atascos y sin obras, y a ser posible, con vías que dispongan de un «carril bici».

En ciudad, si hay mucha densidad de peatones, lo más práctico y seguro, tanto para nosotros como para los viandantes, es que nos bajemos de la bicicleta y hagamos esa parte del trayecto caminando.

No circules con auriculares, porque impiden que percibas adecuadamente en tráfico que hay a tu alrededor. Utiliza un timbre, ya que en muchas ocasiones los peatones no nos oyen y ser pueden cruzar en nuestro camino sin mirar.

Pon especial cuidado al circular por tu carril cuando pases a la altura de una desviación a la derecha. Muchos conductores no señalizan su maniobra de giro a la derecha, te cortan el paso y crean situaciones de riesgo.

No circules demasiado pegado a los coches aparcados. Los coches que circulan a tu izquierda no prevén si vas a necesitar espacio porque un coche que esté parado a tu derechaabra su puerta. Es una más de las razones por las que conviene circular por el centro del carril.

No te fíes de las maniobras de los coches hasta el último momento y ten los frenos a punto sobre todo cuando circules a la altura de ellos. Ten en cuenta que, aunque puedas tener la razón, ante un accidente con un coche la bicicleta se lleva la peor parte en caso de un percance o golpe.

En las rotondas, compórtate como otro vehículo más. Si entras con miedo los automovilistas te echarán a la derecha. Salvo que vayas a usar la primera salida a la derecha, no renuncies a los carriles centrales. Aunque vayas más lento, los coches tendrán que adaptar su velocidad a la tuya.

Pon máxima precaución en momentos de intensidad de tráfico y no te quedes entre dos carriles. No importa que estés en un carril a la izquierda, incluso con más motivo en esos casos, permanece en el centro de él. En algunas ocasiones será preferible esperar unos metros para realizar la maniobra.


Vía ABC Es

Lo + visto del último mes

Lo + visto del sitio