miércoles, 2 de julio de 2014

El Tour de Francia es la prueba por etapas más importante de todo el planeta.
En julio, la geografía gala adopta el amarillo como su color oficial

El amarillo en el mes de julio solo remite a una cosa: el Tour de Francia, la prueba por etapas más famosa del mundo. Este año será la edición 101 y tendrá un plus: homenajear al español Miguel Induráin, quien en 1994 arrasó en la contrarreloj para dejarse el título hace dos décadas.

Hablar de la ronda gala es decir palabras mayores en el ciclismo..., aunque la peste del dopaje se ciñó sobre ella, la manchó y mandó por la puerta de atrás a Lance Armstrong, quien la ganó siete veces.

Como esos triunfos fueron en andas de sustancias prohibidas, el estadounidense fue despojado de todos sus pergaminos y borrado de los libros. Hoy, quien fuese leyenda y referencia, es un don nadie en el Tour : es el innombrable.

Armstrong no fue el único en ser pescado con las manos en el dopaje; por ejemplo, en el 2006, Floyd Landis fue despojado de su primer lugar, en favor del español Óscar Pereiro.

Con todo y esos mañosos, el Tour no perdió su encanto y categoría y continúa como el número uno, con el Giro de Italia y la Vuelta a España como sus escoltas en la ruta.

Esta edición tendrá una particularidad: las tres primeras etapas se correrán en Inglaterra, una especie de guiño a las buenas actuaciones del ciclismo británico en las competencias del 2012 y 2013, ganadas por Cadell Evans y Chris Froome, respectivamente. La tercera de ellas cerrará en Londres, en el mismo sitio donde concluyó la prueba de ruta de los Juegos Olímpicos del 2012.

Además, esta ronda del 2014 será la que presente la menor cantidad de kilometraje en contrarreloj de su historia, los Alpes estarán algo descafeinados, pero los Pirineos compensarán ese faltante. En todo caso, es el Tour y sobran los motivos para emperillarse con él y “andar” por toda Francia.
Ciclismo. Sábado 5. ESPN. 10:00 A. M.

Vía La Nación Ocio

Lo + visto del último mes

Lo + visto del sitio