martes, 29 de julio de 2014

Juan Luján y el alemán Joerge Wohleben reparan las bicicletas del equipo Garmin-Sharp, una tarea que muchas veces pasa inadvertida. Fotos: Juan Luján

CIUDAD DE MÉXICO, 29 de julio.- El domingo terminó el Tour de Francia y los protagonistas buscan nuevos territorios para conquistar. Uno de los equipos que participó en las 21 etapas, de Leeds a París, fue el Garmin-Sharp.
Se trata de un equipo estadunidense en el que se habla inglés, holandés, lituano, belga, alemán y español, entre gerentes, ciclistas, médicos, mecánicos, choferes y ayudantes. El español lo hablan dos integrantes: el ciclista colombiano Alexis Acevedo y el mecánico de bicicletas Juan Luján. Le dicen Juanito y es mexicano.

Luján y Joerge Wohleben (alemán), los principales mecánicos del equipo con sede en Boulder, Colorado, son los responsables de tener afinadas las 45 bicicletas para los nueve competidores del Garmin-Sharp (cinco bicis por ciclista), así como decenas de neumáticos,tubulares, frenos y demás piezas que componen las caras unidades en la categoría UCI Pro Team.

Para Luján comienzan días de trabajo arduo, ya que es tiempo de desechar las llantas gastadas, reparar las bicicletas que se afectaron con varias caídas y poner nuevos frenos para la siguiente competencia europea.

Aun así, Juanito se da tiempo para charlar con Excélsior, recordar sus inicios en la colonia Del Valle, junto a su hermano, bajarse de la jaca de acero para poner un taller y cambiar de aires. Mudarse a Zacatecas y de ahí dar el brinco a Estados Unidos. Luján, de 47 años de edad y 21 en el oficio de reparar bicicletas para equipos profesionales, puede presumir de haber trabajado para los equipos de Saturno, US Postal , Discovery Channel, Astana, Radioshack y ahora Garmin-Sharp.

Platica, además, que lleva 11 Tours de Francia, así como otro número de Giros de Italia, Vueltas de España y otras prestigiadas competencias. En tantos años pegado a los protagonistas, el mecánico ha tenido la oportunidad de conocer y convivir con monstruos de la talla de Eddy Merckx, Bernard Hinault, Laurent Fignon, Raúl Alcalá, Lance Armstrong, Marco Pantani, Miguel Indurain y Mario Cipollini. Jack Bauer, ciclista neozelandés del Garmin-Sharp,
es considerado por Luján como también “un buen amigo”.

Al equipo Garmin-Sharp, dirigido por el exciclista Jonathan Vaughters, no le fue bien en la reciente tour francesa. Su estrella, el estadunidense Andrew Talanski, sufrió varias caídas y tuvo que abandonar en la etapa número 11 al sufrir fuertes dolores de espalda. Talanski venía de ganar la Critérium del Dauphine y se esperaban grandes cosas (terminó décimo en 2013).

Mientras los nueve ciclistas del equipo se recuperan un par de días (las competencias de Polonia y España están a la vuelta de la esquina), Luján, Wohleben y otros dos mecánicos se encargan de limpiar las bicicletas, colocan algunos neumáticos en las horquillas en las paredes del autobús-taller, checan los tubulares y tiran los neumáticos gastados. Luján comenta que “no hay tiempo para volver a casa. Termina el Tour de Francia y ya estás preparando las bicis para Polonia. Así es todo el año, pues te conviertes en un mecánico nómada, en un carnaval rodante. Aunque mi trabajo no lo cambiaría por ninguno”.

Vives en Zacatecas, ¿cómo es que te apareces en el Tour?

Yo soy del Distrito Federal y después me fui a vivir a Zacatecas. En el Tour de Francia ya llevo 11 años reparando bicicletas y viajando en la carretera. En total llevo 21 años metido en esto del ciclismo.

¿Cómo es que te metes al mundo ciclista?

Empezamos mi hermano y yo como deporte, participando en carreras amateurs. Después nos fuimos a trabajar en un taller de bicis en la Del Valle. Hacíamos soporte a las vueltas a México o de la juventud en los años 80, hasta que un amigo comisionado me ayudó a meterme en un equipo americano. Ahora trabajo con el equipo Garmin-Sharp.

¿En qué equipos has estado?

Empecé en Saturno, Subaru, US Postal , Discovery Channel, Astana y Radioshack.

Imagino que es una vida nómada.

Así es. Vives en el camión del equipo, duermes en hoteles, aviones. Nunca te quedas dos días en el mismo pueblo, pues llegas en una etapa, reparas las bicicletas, cenas, duermes unas horas y de nuevo te vas con el pelotón al siguiente punto.

¿Se vive bien?

Al principio, no. Ahora me pagan en euros y es un sueldo bastante bueno para un mexicano.

¿Cómo es un día con Garmin en pleno Tour?

Pues es duro, porque hay que levantarse desde las cinco de la mañana para inflar neumáticos, preparar las herramientas, alistar el coche de apoyo. La carrera termina a las cinco de la tarde y para nosotros los mecánicos es tiempo de lavar bicicletas, repararlas, ajustar cambios de tubulares o cuadros. Algunas veces estamos entrando a nuestra habitación hasta las diez de la noche para cenar.

¿Cuánta gente hay detrás de nueve ciclistas?

En un tour hay cuatro o cinco mecánicos, seis masajistas, dos doctores, cuatro directores, un cocinero, un quiropráctico y algunos voceros. Sin olvidar a los conductores de los carros y camiones del equipo.

Llevan varios camiones.

Uno es para trasladar a los nueve corredores y sus bicicletas. Cada uno tiene cinco, tres de ruta y dos de contrarreloj. ¿Ruedas?, como 100 pares. El otro camión es taller.

¿Hay otro mexicano en el grupo?

Bueno, ahorita está conmigo un compañero de Estados Unidos, pero su mamá es de Puebla. Se llama Samuel Ellenes y también es mecánico.

¿Qué te ha dado el ciclismo?

Conocer a Eddy Merckx. Estuve en su casa muchas veces, pues su mecánico trabajaba conmigo y me llevaba cuando vivía en Bélgica.

¿Alguna anécdota con Eddy?

Una vez fuimos a rodar e iba también Lance Armstrong; a los dos kilómetros de rodar, Lance me pide que mida la altura de su asiento, pero no traía cinta de medir. Merckx no lo pensó dos veces, pues fue a su casa por una cinta. Para mí eso es de un campeón.

¿Otros monstruos que hayas conocido?

Casi a todos. Hinault, Fignon, Alcalá, Merckx, Lance Armstrong, Pantani, Indurain, Cipollini. Hay muchos corredores que son muy amables: Chechu Riviera es de los mejores y ahora Jack Bauer en este equipo (Garmin-Sharp).

¿Y Raúl Alcalá?

Es tranquilo, pero alegre. Buena gente y buen amigo.

¿Con qué pertenencias viajas?

Sólo llevo una maleta, con ropa del equipo y una computadora personal.

Cuando hay vacaciones, ¿a dónde viajas?

El equipo tiene sede en Boulder, Colorado, y Gerona, España. Puedo vacacionar allá o visitar a la familia en Zacatecas.

Imagino que tienes tu propia bici y llegas a competir.

Tengo dos bicicletas Trek y me gusta participar en la Carrera Office Max en el DF. Compito en la categoría de 47 años.

¿Cómo te dicen en el equipo? ¿Les haces bromas y les enseñas groserías?

Me llaman Juanito, jejeje, y no les enseño groserías. Bueno, sólo con los que me llevo bien.

Fuente Excélsior

Lo + visto del último mes

Lo + visto del sitio