viernes, 10 de octubre de 2014


La escuela parece siempre estarnos preparando para el trabajo de oficina: llegas temprano, tienes un horario fijo y te dedicas a sentarte frente a un escritorio durante horas haciendo papeleo. El alumno promedio pasa unas 6 horas al día inmovilizado en un asiento, y eso sin contar las horas extra que pase en su casa haciendo sus tareas.

Poco a poco nos estamos dando cuenta de que pasar tanto tiempo sentados puede ser muy malo para la salud; muchas oficinas ya están tomando medidas al respecto, ¿pero qué pasa con las escuelas?

Mientras la mayoría de las escuelas siguen con los ritmos tradicionales, algunas otras están empezando a implementar medidas que, sorprendentemente, están mejorando la atención de los alumnos. Por ejemplo, la Ward Elementary en Winston-Salem, Carolina del Norte, inició un programa para cambiar los escritorios por bicicletas de ejercicio, para que los alumnos puedan hacer ejercicio mientras aprenden.

El programa Read and Ride inició hace 5 años y ha puesto en evidencia que cuando los alumnos se ejercitan al momento de leer aprenden mejor. La idea es utilizar la bicicleta como un estímulo, haciendo que la lectura se vuelva algo divertido.

Además, el programa de bicicletas hace que todos hagan ejercicio, sin tener la preocupación que emerge para muchos en la clase de gimnasia de no ser muy buenos para los deportes. Con las bicicletas cada quién va a su nivel sin ser estigmatizado por ser más lento o tomarse descansos, pues es una actividad que se realiza casi de manera automática, mientras la atención está puesta en la lectura.

Actualmente el programa se ha extendido a 30 escuelas y se espera que se aplique en cada vez más planteles.

Vía Pijama Surf

Lo + visto del último mes

Lo + visto del sitio