martes, 16 de diciembre de 2014


(Texto: Arturo Ramírez Gallo) Fueron apenas 15 bicicletas y varios más que transitaron por las calles de Guadalajara hasta llegar a Chapultepec para pedir que se termine la discriminación. Pero no fueron los únicos; mientras iniciaba el recorrido ciclista fue colocado una mesa en Plaza Guadalajara el que se acercaban personas tatuadas y aquellas que no tenían para firmar unas hojas de apoyo. "Tenemos este recorrido como principal objetivo eso que se incluya en la ley de no discriminación y en la laboral también, que ya se deje de discriminar a las personas en el ámbito laboral por cuestión por tener algún tatuaje o una perforación. Entonces ¿Somos o no somos dueños de nuestra persona y nuestra vida, de nuestras decisiones?", señaló Jorge Díaz, organizador de Promo Cultura Tattoo.


Vía Milenio Jalisco

Lo + visto del último mes

Lo + visto del sitio