jueves, 22 de enero de 2015

El objetivo de fondo no se ha alcanzado. (Ricardo Alanís)
Monterrey
Desde hace más de seis meses fue inaugurada por el Municipio de Monterrey como parte de la remodelación de un tramo de la calle Ocampo, sin embargo, nunca ha sido habilitada para su funcionamiento la ciclovía de esta arteria vial.

En cambio, esta obra que fue planteada por el Instituto Municipal de Planeación de la Ciudad, luce invadida diariamente por vehículos que son estacionados en este espacio.

Ni los automovilistas, y menos la autoridad municipal respetan este equipamiento urbano, de esa forma no se puede promover el transporte sustentable, el uso de la bicicleta sigue siendo nulo en el centro de Monterrey.

Horacio Ramírez, integrante de la agrupación civil, Pueblo Bicicletero, consideró que el problema con proyectos como esta ciclovía de Ocampo, es que se quedan estancados.

“Este es el problema de estos programas, son proyectos que quedan estancados. Los proyectos tienen que tener una continuidad y tienen que tener una estrategia más a largo plazo y no sólo por administración y que sean pequeñas cosas, se aplaude que existe, pero hace falta más y hace falta que sea un programa integrado con educación socializando el proyecto y con un mayor presupuesto para la movilidad sustentable.

“Hablamos de esta poca planificación y de una ejecución parcial. Como ciudadanos y como colectivos nuestra voz es de exigencia para que se cumplan de manera congruente y de manera continua ese tipo de proyectos”, declaró.

Dijo que con poca inversión esa ciclovía podría unirse a la que ya está sobre el río Santa Catarina y que comunica de la Plaza Multimodal hasta la colonia Nuevo Repueblo.

El entrevistado aclaró que él está a favor de este tipo de proyectos, sin embargo, resaltó que se tiene que crear nueva conciencia para el uso de las ciclovías.

“Es una nueva conciencia que tenemos qué hacer, yo estoy a favor de lo que se hizo, la verdad es que se amplían las avenidas para que los peatones puedan caminar, se reduce la velocidad a una zona 30, creo que todo el Barrio Antiguo debería ser proyectado como esta calle y creo que ahora lo que sigue es tomar conciencia y saber cómo utilizar este tipo de nuevas vías, pero en definitiva es un modelo mucho más humano que el modelo de calle que está solamente priorizado para el auto.

“Esos modelos tienen accesibilidad universal, ese modelo de calle tiene posibilidad de que vehículos, peatones y coches circulen en el mismo espacio en baja velocidad. Mi opinión es esa que está bien, pero tenemos que ahora tomar una nueva conciencia de cómo utilizar estas vías”, dijo.


Vía Milenio

Lo + visto del último mes

Lo + visto del sitio