viernes, 2 de enero de 2015

Por Jorge Adalberto Villasana / La Prensa

Ciudad de México.- Clack, clack, clack, swift... el rumor de las cadenas se escurre a través de las estrellas, el pedaleo en pleno, la mochila en la espalda y las sonrisas de sus operantes: son bicicletas. El tiempo máximo que transcurre sin que circule una en Ciudad Universitaria es, a veces, de sólo unos segundos.

La escena se repite insistente desde marzo de 2005, año en que nació el Programa Bicipuma, el primer proyecto de préstamo y aliento al uso de bicis, no sólo en una institución escolar, sino en el territorio nacional.

El modelo rodante universitario cumple 10 años con un pedaleo vertiginoso, que lo ha colocado como referencia para instituciones públicas y privadas, como el Instituto Politécnico Nacional; las universidades autónomas Metropolitana y de San Luis Potosí; el Colegio de Postgraduados de Chapingo, y a nivel internacional, las universidades Nacional de Colombia y de São Paulo, así como la Pontificia Universidad Católica de Chile, indicó Rubén Vázquez Palma, coordinador del Programa Bicipuma de la UNAM.

Actualmente, informó, ruedan 975 bicipumas en CU y en materia de préstamos la cifra diaria asciende a cuatro mil, en promedio, aunque en semestres de primer ingreso la cifra sube hasta cinco mil 300, todo esto sobre cinco mil 980 metros de ciclopista.

Respecto a los tres lugares de mayor demanda de bicis, precisó que es en la zona recreativa, es decir, en el área de frontones, cerca del anexo de Ingeniería, además de la Facultad de Medicina (FM) y el Bicicentro ubicado a un lado de la estación del metro Universidad.

"En las mañanas todo mundo llega acá (al Bicicentro) y se va a sus escuelas, a las facultades en bici. En ese momento se convierte en un medio de transporte sustentable, a mediodía es recreativo y por la tarde vuelve a ser sustentable", comentó Vázquez Palma.

Bicipuma tuvo su antecedente en 2004 con Pumas sobre ruedas, una prueba piloto entre el estacionamiento del Estadio Olímpico Universitario y la FM. Fue en esta última donde se generó e inició el programa.

A partir de marzo de 2005 fue asignado a la Dirección General de Atención a la Comunidad, para hacerlo extensivo a los universitarios en general.

"Entonces empezamos con 200 bicis. La Facultad de Medicina nos hizo el favor de donar alrededor de 100, las otras 100 fueron adquiridas y en la actualidad son casi mil", remarcó.

Entrevistado entre el bisbiseo y la charla de universitarios que acuden al préstamo o entrega de las biclas en el Bicicentro, Rubén Vázquez reconoció que el uso de la bicicleta se encuentra en la cúspide.

"Ha tomado un auge desde que salimos en 2005, incluso fue hasta 2010 cuando entró el Programa Ecobici del gobierno capitalino, pero nosotros fuimos los precursores, por lo menos en la zona metropolitana del Valle de México".

  Ahora, continuó, trabajamos con huella digital; "el usuario tiene que registrarse, le pedimos una identificación que generalmente es su credencial de la UNAM, que contiene fotografía y número de cuenta en código de barras; registramos su huella y posteriormente, con solo ésta, puede solicitar el préstamo".

Por todo ello, Bicipuma se ha consolidado en esta etapa como un proyecto sustentable, que cumple con la función de formar profesionistas con capacidad de compromiso con el medio ambiente e "intentar hacer un mundo mejor para los que vienen detrás".


Vía El Sol de México

Lo + visto del último mes

Lo + visto del sitio