viernes, 30 de enero de 2015



Un perito de la Fiscalía revisa el lugar donde un ciclista fue atropellado por el tráiler placas 396-XP-1 (imagen) en Ciudad Industrial la mañana de ayer. El sitio del accidente fue acordonado por agentes de la SSP.

Joven de 23 años es atropellado por un pesado tráiler
Viernes, 30 de enero de 2015 - Edición impresa

“No, Balta, tú no, tú no puedes estar muerto”, gritaba desconsolada Mariza Ay, esposa de Roger Baltazar Cuxim Canul, de 23 años de edad, quien ayer murió de manera trágica cuando transitaba en Ciudad Industrial a bordo de su bicicleta y fue atropellado por un tráiler de 40 toneladas que transportaba carnes frías.

El accidente ocurrió a las 7:30 de la mañana en la avenida Pedro Saínz de Baranda con calle 15 de la colonia Ciudad Industrial, en Mérida.

La bicicleta tipo montaña, cuyo cuadro quedó doblado como una “S”, terminó atorada en la llanta delantera.

Los agentes pasaron apuros para controlar a los familiares, quienes querían acercarse a ver el cadáver de Cuxim Canul, vecino de la colonia San Marcos Nocoh.

“No pueden pasar, todos los trámites son en la Fiscalía”, les decían los policías.

Asimismo, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) tuvo que intervenir para terminar un pleito que se inició entre amigos del fallecido y compañeros del chofer del tráiler, quienes se enfrentaron a golpes. Luego de la separación y la advertencia de que se los llevarían detenidos, los ánimos se calmaron.

La tragedia ocurrió a las 7:30 de la mañana en la avenida Pedro Sainz (calle 20) con calle 15 de la colonia Ciudad Industrial.

El tráiler placas 396-XP-1, de la empresa “Bally”, manejado por Jesús Guadalupe González May, de 27 años de edad y vecino de la Serapio Rendón, transitaba de Oriente a Poniente sobre la calle 15.

Según relató el chofer, cuando llegó a la avenida Pedro Sainz no se percató de que sobre la misma transitaba en preferencia, de Sur a Norte, Cuxim Canul en su bicicleta, por lo cual siguió.

De pronto escuchó un fuerte impacto y varias personas corrieron hacia el camión y le comenzaron a gritar: “¡Ya lo mataste!”. Al bajar, relató González May, vio el cuerpo del infortunado ciclista.

Los testigos lo detuvieron y a los pocos minutos arribó una patrulla de la SSP, cuyos agentes solicitaron un paramédico. Sin embargo, los socorristas que llegaron nada más certificaron la muerte.

El cuerpo de Cuxim Canul quedó atorado en una de las llantas del primer remolque.

El bulto y los zapatos que llevaba el infortunado joven se quedaron a un lado, entre un charco de sangre.

Personal de la SSP y de la Fiscalía realizaron las diligencias para el levantamiento del cuerpo, que fue trasladado al Semefo para la necropsia de ley.

El chofer fue puesto a disposición de la Fiscalía acusado de homicidio en culpa.- David Chan Caamal

Vía Yucatan

Lo + visto del último mes

Lo + visto del sitio