lunes, 16 de febrero de 2015



Disfraces, música ambulante y alegría... sobre ruedas. La futurista capital de Brasil olvidó por un momento la supremacía de los autos y festejó el domingo de Carnaval con un 'Bicibloco'.

Organizado desde 2012 por artistas del Colectivo Asterisco, el 'bloco' (desfile callejero) animó la mañana familiar en el Eixao, una de las grandes avenidas que atraviesa Brasilia de norte a sur.

"La bicicleta tiene que ver con nuestro estilo de vida. Intentamos usarla como medio de transporte efectivo, en nuestro día a día", contó a la AFP Pedro Sangeon, uno de los artistas que lo convocan.

Brasilia, construida en 1950 y Patrimonio Cultural de la Humanidad, es esclava del automóvil debido a sus grandes distancias y a un servicio de transporte público ineficiente.

Pero para el Mundial de fútbol de Brasil-2014, la capital extendió su red de ciclovías, que se convirtió en la mayor del país al alcanzar los 440 km, según datos de la ONG Rodas de Paz.

Los fines de semana, grandes arterias de Brasilia se cierran al tráfico y los amantes de las bicicletas, patines y skates pueden pasear a gusto.

"Es importante hacer ejercicio. Lo principal es unir la diversión con una vida saludable", considera Julio Ribeiro, de 48 años, que suele aprovechar la apertura de la avenida para pedalear los domingos.

Con su música afro, latinoamericana y un toque de electrónica, el 'Bicibloco' convocó en su cuarta edición a unas 200 personas, según estimaciones de la policía.

Este año, los habitantes de Brasilia debieron conformarse con el carnaval callejero, ya que el desfile oficial de escuelas de samba del distrito federal fue suspendido por falta de presupuesto público.


Vía Terra

Lo + visto del último mes

Lo + visto del sitio