martes, 26 de noviembre de 2013



El alcalde de Londres, Boris Johnson, impresiona solo con su aspecto debido a su inusual imagen. No es el típico político apretado en traje y corbata y con una seria expresión en el rostro. Johnson es a veces torpe, lleva un gracioso peinado, tiene una voz profunda y a menudo hace declaraciones provocativas. Además, el alcalde londinense no se avergüenza de no llevar corbata, ir en traje deportivo, llevar mochila o desplazarse en bicicleta.



Visto en RT

Lo + visto del último mes

Lo + visto del sitio