sábado, 3 de mayo de 2014


A lo Bart Simpson. Este joven deportista también tiene una casa en el árbol de su finca como el popular personaje de Springfield.

Un día decidió que necesitaba algo para subir de forma cómoda hasta allí arriba. Ethan Schlussler construyó un ascensor curioso: una bicicleta antigua que tenía por casa, unas cuerdas que le sobraron de su infancia y unas poleas. Todo ello acabó convirtiéndose en un ascensor que le permite alcanzar 10 metros de altura y así puede llegar a su casa del árbol.

"Yo sabía que quería construir algo mejor que una escalera para entrar en la casa del árbol, y estaba hablando con un amigo sobre un elevador de potencia humana cuando sugirió la idea de la bicicleta", destacaba Schlussler.

Eso sí, este ascensor es apto para valientes.


Vía Que!

Lo + visto del último mes

Lo + visto del sitio